Manuel Valbuena ha muerto

Hoy nos ha dejado Manuel Valbuena, una leyenda del culturismo español.

Manuel Valbuena ha muerto hoy en un terrible accidente.

Manuel Valbuena ha muerto hoy en un terrible accidente.

Un accidente de tráfico ha segado la vida de este culturista incansable admirado por todos.

Ha sido sobre las 13:30 de hoy, en la en el kilómetro 7,859 de la carretera CV-850, entre las localidades alicantinas de Dolores y San Fulgencio. El coche que conducía ha impactado frontalmente contra otro vehículo. Hay tres heridos leves. Se desconocen las causas por las que se ha producido este fatal accidente, que ya está investigando la Guardia Civil de Torrevieja.

Manuel Valbuena era una rara avis del culturismo. Empezó a entrenar a los 47 años, cuando muchos ya se sienten acabados. Pero él no. Llegó al gimnasio con su humildad y buen humor característicos, “para perder peso y ponerse en forma”, y poco a poco se fue enganchando al culturismo. Con mucha constancia consiguió un cuerpo que muchos jóvenes envidian y se convirtió en un campeón dentro y fuera de la tarima.

Manuel Valbuena, espectacular

Manuel Valbuena, espectacular

A sus 73 años era habitual verle compitiendo (y ganando) en los campeonatos de culturismo y en cualquier evento relacionado con nuestro deporte. Era un grande, pero no sólo por sus músculos. Siempre tenía buenas palabras para todo el mundo. No dudaba en animar y aconsejar a quien se le acercaba, se tomaba fotos con los fans y sonreía, sonreía mucho. Manuel era un hombre feliz, que había encontrado su verdadera vocación, el culturismo, y que se entregaba a él en cuerpo y alma.

Con 1,65 m de estatura y 85 kilos de puro músculo, su excelente físico destacaba como pocos sobre la tarima. Le gustaba competir y se preparaba a fondo cada temporada para dar lo mejor de sí mismo. En los meses de competición seguía una dieta estricta de arroz y pollo y entrenaba dos veces al día para ponerse a punto. El resto del año entrenaba una o dos veces al día y se permitía algunos lujos con la dieta.

Manuel Valbuena era conocido por todos los practicantes de culturismo. Ha sido, es y será un referente, un ejemplo de que todo es posible si te lo propones, de que las barreras más importantes están dentro de nuestra cabeza, y no fuera.

Hoy, quienes le conocíamos estamos tristes, muy tristes, porque Manuel aún tenía mucho que dar. Era un hombre de una calidad humana fuera de serie. Y esto no son palabras huecas. Es la pura verdad.

Nos quedamos con un gran vacío dentro que trataremos de suplir con su recuerdo, con esas conversaciones que nos regalaba, con su simpatía, con su carisma, con su sonrisa.

Manuel Valbuena se ha ido, nos ha dejado, pero también se queda con nosotros. Porque ha hecho grande nuestro deporte y porque su recuerdo es imposible de borrar.

Te echaremos mucho de menos, maestro. Allá donde estés, nos seguirás guiando con tu luz y con tu ejemplo. Descansa en paz, maestro.

Share This