Vence las desmotivaciones entrenando

A veces parece que el mundo está contra ti, que hay una especie de conspiración que te impide alcanzar tus objetivos. Es uno de esos días en los que todo sale mal y sólo quieres meterte a la cama y olvidarte de todo. ¿Te ha pasado algo así alguna vez? Hoy te contamos 5 trucos para vencer las desmotivaciones entrenando.

El entrenamiento en el gimnasio no sólo te ayuda a fortalecer tu cuerpo, sino también a lograr una mente invencible. Son muchas las dificultades que vas a tener que superar en la sala de musculación para lograr ese cuerpo que quieres. Pero si te empleas a fondo, además de conseguir el físico que deseas, habrás aprendido una lección fundamental para tu vida: que puedes vencer fácilmente las desmotivaciones entrenando.

 
Vence las desmotivaciones entrenando - Phil Heath

 

1. Enfócate en pequeñas metas

En el gimnasio, como en la vida, se trata de ir consiguiendo pequeñas metas que nos permitan llegar a mayores objetivos. Eso nos ayuda, por un lado, a mantener alta nuestra motivación y a seguir luchando por lo que queremos y, por otro, a ser más realistas y utilizar nuestras capacidades con inteligencia. Conseguir el cuerpo de un culturista profesional en un mes es, además de imposible, altamente desmotivador. Pero lograr que una parte rezagada de nuestro cuerpo comience a despertar en un mes nos va a proporcionar una inyección de ánimo muy importante para seguir entrenando a tope y es el primer escalón que nos conducirá a nuestro objetivo final.

 

2. Rodéate de gente positiva

La gente que te rodea es muy importante en tu vida. Si tu entorno está lleno de personas que se pasan el día lamentándose de lo mal que les trata la vida y de lo desgraciadas que son, seguramente te contagiarán su pesimismo y terminarás pensando que la felicidad es un privilegio reservado para otros. Mira a tu alrededor y comienza a rodearte de gente positiva, de personas que luchen por lo que quieren, que no lo abandonen todo a la primera dificultad, que estén dispuestas a poner de su parte para lograr sus objetivos. Hazte con un buen grupo de amigos en el gimnasio entre los que haya una competencia sana, afán de superación y, sobre todo, ganas de pasarlo bien.

 

3. Elimina las dudas sobre ti mismo

Borra de tu vocabulario palabras como “probablemente”, “a lo mejor”, “posiblemente” y olvida para siempre la expresión “no puedo” y “lo intentaré”. Si hablas así, terminarás creyendo que lograr tus objetivos es algo que no está a tu alcance. Empieza a hablarte con firmeza y seguridad. Déjate de dudas y, simplemente, hazlo. Entrena cada día sabiendo que cada ejercicio, cada repetición, cada serie, es parte del plan que te llevará donde tú quieres. Fíjate en todo lo que has conseguido hasta ahora, dentro del gimnasio y fuera de él. Recuerda que el lenguaje que utilizas es muy importante, porque expresas lo que hay dentro de ti y lo que esperas que suceda. Cambia tu forma de expresarte y comienza a crear una realidad llena de oportunidades para ti.

 

4. Controla tus nervios

Tienes dos opciones: que tus nervios te controlen a tu o que tú controles tus nervios. Cuando te dejas llevar por tus nervios, al principio te puedes sentir bien por la sensación de desahogo que notas. Pero hay algo dentro de ti que sabe que has perdido los papeles y que eso no ha estado bien. Controlar tus impulsos negativos te hace más fuerte, porque eres tú quien domina la situación. Y te hace más fuerte porque no deja que ningún contratiempo te saque de tus casillas ni que te desanimes a la primera de turno. Igual que no montas un espectáculo en el gimnasio porque no has podido hacer una repetición más, tampoco te dejes llevar por tus nervios fuera de él.

 

5. Planta cara a tus miedos

Tus miedos sólo son miedos. Exponte poco a poco a ellos para vencerlos. Al principio, hazlo en pequeñas dosis controladas y después en dosis mayores. Te irás desensibilizando y verás que tus miedos no son grandes y poderosos. El único grande y poderoso eres tú. No tienes por qué tener miedo al fallo ni al fracaso. Tanto el fallo como el fracaso son etapas necesarias en todo camino hacia el éxito. Sin ellos no podríamos aprender las lecciones que necesitamos saber para lograr nuestros objetivos. Además, una vez que hayas derrotado a tus miedos, verás que es fácil convertirlos en tus mejores aliados y que te ayudarán a triunfar.

 

6. Inspírate con estos vídeos de motivación

Si necesitas un empujón de moral para seguir entrenando, si tus fuerzas flaquean, si necesitas ir un paso más allá, entonces no puedes perderte esta colección de los mejores vídeos de motivación de culturismo.

Fotografías: Phil Heath

Share This